Danzas de moda

by Doctor Divago

/
  • Streaming + Download

    Includes unlimited streaming via the free Bandcamp app, plus high-quality download in MP3, FLAC and more.

    Puedes escuchar el disco completo y/o comprarlo y descargarlo en el formato que prefieras con o sin pérdida (MP3 320, FLAC, MP3 VBR (V0), AAC, Ogg Vorbis o ALAC).

      €5 EUR  or more

     

1.
03:12
2.
3.
4.
01:49
5.
6.
03:57
7.
8.
03:09
9.
03:15
10.
11.
12.
07:26

about

2º álbum de Doctor Divago

credits

released October 20, 1994

Grabado en Ck estudios (La Eliana, Valencia) por Quique Franco. Mezclado en Experience estudios (Alboraya, Valencia) por José Luis Shipley.

Letra y música: Manolo Bertrán excepto las especificadas.
Arreglos: Doctor Divago

Portada: Kike Correcher

tags

tags: pop rock Valencia

license

all rights reserved
Track Name: La mezcla
Cada mes celebramos
la pérdida de tu sangre
con una fiesta gigante.

Si el cáliz se rehoga al fuego,
esa mezcla nos ayudará
a elegir nuestras propias cadenas.

La bebemos para que no amanezca.
¡Bailemos!

Otro chiste sin palabras,
el calendario bisiesto
roto en la cena del preso.

La mezcla pone a prueba
el sentido del humor,
bébela con los ojos cerrados.

La bebemos para que no amanezca.
¡Bailemos!
Track Name: El paraíso (a dos pasos de mí)
Llegué tan tarde como de costumbre,
enredado por la armónica de Chumillas
(un mago de mi memoria).

Un amasijo de carne atenta contra el discurso.
Las palabras cambiaban de significado
si te movías un palmo. Y el paraíso a tan sólo dos pasos de mí.

Lo pisoteé tan a gusto...
Medía algo menos de un metro cuadrado.
Se notaba la mano de Eva mucho más que la de aquel dios
de los libros antiguos y de las canciones de amor.

Bonita voz la que seguía hablando.
Si cambiabas de sitio cambiaba su timbre
y hasta el sentido de su mensaje.

Yo me mantuve muy quieto esperando mi turno.
El querubín, borracho, me mandó llamar por fin.
Vi su espadita de fuego. Y el paraíso a tan sólo dos pasos de mí.

Lo pisoteé tan a gusto...
Medía algo menos de un metro cuadrado.
Se notaba la mano de Eva mucho más que la de aquel dios
de los libros antiguos y de las canciones de amor.

Tengo la tierra del edén en mis uñas. Ahora creo que ya puedo morir.
Ya estoy preparado para morir.

Olvídate de mi peor momento.
Track Name: Piloto sin red
Ajusto mis ojos al horizonte,
trago a golpes el miedo a caer,
sin mirar abajo emprendo el camino,
aprendí a ser un piloto sin red.

Algo me dice: hasta el fondo.
Algo me advierte: no esperes volver.

Algo me instruye: extiende los brazos,
mueve tus piernas, suelta tus pies.
Caderas como lastre y hambre de abismo,
no puedes ser un piloto sin red.

Algo me dice: hasta el fondo.
Algo me advierte: no esperes volver.

Me sirvo una ración de espacio en vertical.
¿A quién le interesa caer de pie?
Qué fácil es ser un piloto sin red.
Track Name: Eres tan suave
Quiero sentir el calor de tu vientre
en mis mejillas, yo.
Voy a regar con tu sudor
todas mis heridas, hoy.
Porque eres tan suave
como mi madre por dentro,
eres tan suave.

Yo voy a hibernar en ese ombligo
si es necesario, sí.
Anudaré mi alma a tu cama,
tal vez el domingo no.
Porque eres tan suave
como mi madre por dentro,
eres tan suave.

Me he burlado de la felicidad
masticando tu pelo venenoso.
Es mi manantial de la euforia
un hormigueo de colores.
Porque eres tan suave
como mi madre por dentro,
eres tan suave.
Track Name: Mi maravilla
Mi maravilla no sabe contar hasta diez.
Le daremos más vino antes de intentarlo otra vez.
Que no lleve la trama de tejer lamentos.
Le daremos jarabe del que altera el humor.

Mi compañía le ha vuelto loca.
En poco tiempo ha olvidado su nombre
y el mío.

Mi maravilla se pone furiosa.
Pasa las noches despierta con expresión de locura.

Sabe que va a acabar bastante peor que yo,
y que toda su ruina se caerá sobre mí.

Mi compañía en la desgracia,
¿qué podemos hacer aparte de servirnos
otro vaso más?

Mi maravilla se pone furiosa.
Pasa las noches despierta con expresión de locura.
En la mejor de nuestras borracheras
me recuerda, llorando, futuros días serenos.
Track Name: La nao Victoria
Comemos cuero reblandecido,
el de la suela de nuestros zapatos.
Comemos cuero reblandecido,
hacemos galletas de polvo y gusanos,
acompañamos las ratas con serrín.

Y de día los muertos van a parar al mar.

Soñando con pisar tierra firme
escrutamos el cielo para ganarlo.
Con el mismo anhelo hurgando en las tripas,
engullimos pasteles de sangre y pimienta,
bendecidos por esa tormenta que calma la sed.

Que ilumina fantasmas acechando el timón.

Te compro una rata por medio ducado.
Dejémosla engordar esta noche.
Si amanece y seguimos con vida
es que no hay Dios.

Y de día los muertos van a parar al mar.
Track Name: Dos motivos
Amigo de los asesinos,
consuelo de sus remordimientos,
alabanza para su acción,
satisfacción por un trabajo bien hecho.

Tras lavarse las manos en plata,
no resta sino felicitarse,
despedirse con una sonrisa
y volver al hogar, confortable rutina.

Padre arránqueme el hacha de la mano,
pero no se la lleve muy lejos.
Padre arránqueme el hacha de la mano,
pero no se la lleve muy lejos,
guárdela para otra ocasión.

Tengo una colección de balas hambrientas,
alineadas sobre una estantería,
ordenadas cronológicamente,
una bala para cada día.

Salgo a la calle con la bala del lunes,
y me sitúo en un lugar concurrido.
Elijo al azar entre la multitud
a quien será mi amor del día.

Padre desáteme, no me oculte del mundo,
tenga aquí, mida mi saliva por cubos.
Padre desáteme no me oculte del mundo,
tenga aquí, mida mi saliva por cubos
que hoy tengo hambre de horror.
Track Name: Golpeando
Golpeando con rabia una tubería,
estoy seguro de que mi canción
llegará al último piso, allí donde habita la mujer que
arregla las canciones que compuse justo antes de Cristo.

Consolaba su herida, la que está más abierta;
la que alberga un universo con millones de trampas.

Los pájaros frívolos llevaban “amor”
escrito con sangre en su pico.
No supieron esquivar las piedras
que lanzamos contra el cielo poco antes del adiós.

Doblaban a muerto sus hábiles tacones
bajando despacio, en la despedida,
la escalera de mis vértebras.
Desde entonces, yo nado cielos de distancia
que ascienden nerviosos
por una tubería.

La golpeo con rabia.
Track Name: Sigo temblando
Sigo temblando; no he parado de temblar.
Sólo temblando consigo comunicar el pánico
que se cala en mis huesos y me hace comer.
Y comer de tu boca casi hasta reventar,
sacarte la bestia de dentro.
No quieras saber lo que siento. Olvídalo.
Siento tus propios líquidos fluyendo a gusto,
acariciando suavemente mi interior. Nada más.

Sigo temblando; sólo temblando consigo disimular.
La bestia está ahora conmigo.
Se hace más fuerte y me sabe llevar. Olvídalo.
Me bebo los líquidos que ya no necesitas.
Llevo la bestia dentro,
pero yo solamente tiemblo. Nada más.
Sigo temblando; sólo temblando.
Track Name: La camarera
La camarera bajó al infierno
buscando la única piel
que le hizo sentir.
Sirvió a su padre whisky con cielo.
Buscó a su madre, pero no estaba allí.

La camarera, como una diosa,
despidió el autobús
rumbo a la segunda muerte;
pero su madre no hacía ese viaje.
La clientela bebía esta historia con interés.

“Busca rápido el nombre que te doy.
El apellido empezaba por la “s”.
Date prisa, date prisa,
que se acaba mi tiempo del almuerzo”

La camarera, en el infierno,
recorriendo todas las secciones,
revolviendo los archivos.
Patas arriba el mismo infierno.
La clientela, desesperada, tiene sed.

“Busca rápido el nombre que te doy.
El apellido empezaba por la “s”.
Date prisa, date prisa,
que se acaba mi tiempo del almuerzo”

La camarera bajó al infierno,
pero no tuvo suerte, no tuvo suerte.
Pasó su tiempo y regresó a su bar odiado,
con su clientela enferma.
Volverá al infierno, sí.
La camarera...